SIBAIX GROUP


Noticias

Diez consejos para una transformación digital exitosa

El presidente de Indra, Fernando Abril-Martorell, aportó el pasado martes los siguientes consejos para una buena transformación, durante un evento organizado por CEOE y Cepyme.

14634923875954

1. Liderazgo del CEO. La transformación digital debe estar en la agenda del CEO, no sólo por su relevancia (llevado al extremo puede suponer la desaparición o reinvención de la empresa en su conjunto), sino porque durante el proceso será necesario romper barreras internas que sólo son posibles desde el máximo nivel de la compañía. Por ejemplo: cómo incentivar a los canales tradicionales a potenciar el uso del canal digital.

2. Asignación de responsables digitales con foco y capacidad de actuación en lo nuevo. La necesidad de roles ejecutivos con foco 100% es una máxima a cumplir siempre. El equilibrio entre lo nuevo y lo tradicional siempre es complicado: separar del todo elimina las ventajas de partir de un negocio preexistente e integrar demasiado limita el impacto transformador. En este contexto, muchas compañías han creado nuevos roles ejecutivos de chief digital officer, chief data officer, chief innovation officer… Este tipo de roles con pleno foco facilita la transformación en sus etapas iniciales. La ubicación organizativa idónea de estos roles varía caso a caso.

3. Establecimiento de un presupuesto cerrado de transformación con visión capex.Porque lo urgente siempre mata lo importante, es necesario polarizar la gestión del presupuesto: podemos mantener la tensión en costes en áreas de negocio tradicionales, al tiempo que asignamos un presupuesto de innovación / transformación para asegurar que reinventamos la compañía. Si dejamos ambos presupuestos en la misma bolsa, la capacidad transformadora se diluye.

4. Creación de un entorno cultural idóneo para fichar perfiles diferentes. Es necesario introducir agentes del cambio, con ideas “transgresoras” frente al negocio convencional, con experiencia en sectores diferentes al tradicional, emprendedores conectados con el mundo start up, los hackers, etcétera. Para eso, es necesario ser conscientes de qué pide el nuevo talento y crear un entorno embrionario de cambio cultural que atraiga este nuevo talento.

5. Creación de un ecosistema de innovación abierto al exterior. Es un complemento necesario del punto anterior. Por muy grande que sea la compañía, siempre habrá innovación externa a vigilar e integrar. Sólo conociendo y potenciando esta innovación externa, podemos establecer una estrategia de partners acertada y decidir posibles adquisiciones que refuercen y aceleren nuestra apuesta de transformación.

6. Reflexión estratégica asumiendo un nuevo contexto competitivo. Las mayores amenazas no nos vienen de los competidores tradicionales, sino de esquemas disruptivos que cambian el ecosistema competitivo en su conjunto. No se trata de pensar “cómo digitalizo mi negocio”, sino de definir “qué rol debo jugar, cuál debe ser mi propuesta de valor en el nuevo contexto digital”.

7. Objetivos concretos de impacto en las iniciativas de transformación. Es fácil caer en el extremo de “innovar por el mero hecho de innovar”. La innovación no está reñida con la reflexión aterrizada de objetivos e impacto en cuenta de resultados. Aunque las iniciativas de transformación siempre tienen un alto nivel de incertidumbre, eso no es excusa para el establecimiento de objetivos de negocio concretos.

8. Enfoque diferente de gestión de inversiones: esquema de ‘portfolio’. En el otro extremo, tampoco podemos exigir a las iniciativas de transformación digital el mismo nivel de certidumbre que a otros tipos de iniciativas de inversión. La transformación digital debe estructurarse en un esquema de portfolio, con objetivos claros, pero admitiendo que algunas iniciativas se quedarán por el camino y otras entregarán más impacto del estimado. La flexibilidad es condición necesaria para la gestión de inversiones en transformación digital.

9. Implantación en base a ciclos cortos e iterativos de transformación. Muy conectado con lo anterior, también debemos cambiar nuestra concepción de los proyectos de cambio. Debemos olvidar el mega proyecto de transformación secuencial análisis-diseño-construcción-implantación. La transformación digital debe afrontarse de manera iterativa, en ciclos cortos, valorados en cada paso, donde el diseño y la implantación se confunden en una única cosa.

10. Asignación de objetivos de transformación a todo el Comité de Dirección. Los nuevos modelos digitales pueden canibalizar los modelos tradicionales y entenderse como una amenaza interna (por ejemplo: publicación online versus publicación en papel, canal digital versus canal tienda…). Pero si el cambio y el objetivo son claros,es mejor canibalizarnos internamente que esperar a que otro lo haga por nosotros. Para potenciar esta apuesta es importante hacer corresponsables a todo el Comité de Dirección, independientemente de que pongamos roles con foco en la transformación digital.

Y por último…

Realismo en la capacidad de transformación desde dentro. No todas las compañías pueden transformarse desde dentro. El peso del legacy (a nivel organizativo o de arquitectura tecnológica) hace en ocasiones necesario plantear esquemas de transformación desde fuera. Crear una nueva marca o unidad sobre un segmento o familia de productos concretos puede acelerar el cambio y abrir una vía de migración progresiva entre el negocio tradicional y el nuevo negocio.

Información extraída de Expansion.com

Josep Mª Yepes

Josep Mª Yepes